lunes, 20 de abril de 2009

Jugamos a otra cosa?

Llegamos a mi casa por la tarde, después de clase. Trece años.
-Hola mama, hazme un bocata. Ha venido Javi conmigo.

Nos metimos en mi habitación y nos zampamos los bocatas mientras echábamos unas partidas a las damas chinas.
Cuando nos aburrió, uno dijo:
-¿nos hacemos una paja?,
-vale.
Y allí nos pusimos manos a la obra.

Poco después se abrió la puerta, de improviso.
-¿Quereis... t.o.m.a.r...? Mi madre se quedó de una pieza un segundo y rápidamente cerró la puerta otra vez.
Imposible disimular, si retiras la mano es aún más evidente, si la dejas, estás retratado, en fin, un momentazo.

Ninguno de los tres, jamás, hemos hablado de esta situación.

21 comentarios:

La terapia de Rafaela dijo...

jajajajaj, no tengo ni hermanos ni hijos varones, em casa somos chicas... y no me he topado nunca con esta situación (momentazo)

a mi me resulta simpático, pensar en una situación así.

un abrazo

Pecosa dijo...

¿¿Me dedicas el post de una paja adolescente?? ;)

Ay, chico, cuántas madres se habrán visto en esa situación... Por otra parte, qué manía los hombres con hacerse pajas colectivas. Las mujeres no hacemos esas cosas...

...

¿Por qué las mujeres no haremos esas cosas?

ulises dijo...

Tú lo has dicho vaya foto que tuvo que quedar grabada a fuego en la retina de tu madre.

Ika dijo...

De verdad los tíos, sois pura testosterona!!!

francisco dijo...

Rafaela, visto en la distancia me hace reir, parece de una película de Corbacho.

Pecosa, con todo mi cariño.

Ulises, no sé ni qué cara puso, me pasé tres días mirando a otro lado.

Ika, CASI pura, también jugamos a las damas chinas. ¡qué envidia Binibeca!

mariajesusparadela dijo...

La inteligencia de las madres: por un lado, quien calla otorga; por otro lado, ¿qué se puede añadir?

carla dijo...

Francisco...Francisco...ya de pequeño se te veía venir...jajjajja, vaya corte, eso traumatiza, eh?...

francisco dijo...

mariajesus, estoy de acuerdo, fue la mejor respuesta.

carla, ¿cómo que se me veía venir? que soy razonablemente formal.

Amelie dijo...

Y a partir de entonces, tu madre pegaba en la puerta antes de abrir ¿no?... jajajaja.

Saludos.

Justbreath dijo...

Yo le salve la psiquis a mi madre... fui yo la que abrio la puerta cuando mi hermano estaba "jugando a otra cosa". Nota mental: golpear con mas enfasis la proxima vez!

francisco dijo...

Amelie, a partir de entonces venía cantando a viva voz...
Salud.

Justbreath, y que tal quedó la tuya?

Encantado de recibir vuestra visita.

Justbreath dijo...

.. fue hace unos 7 años, todavia me estoy recuperando..

Luna dijo...

que momento, todo un momentazo, me lleva a reflexionar acerca de las cosas que nunca se hablan, temas prohibidos por el miedo a enfrentarlos. Temas que forman parte de nuestra vida, temas que si o si estan presentes..
La falta de diálogo en la familia, con los amigos y en general con todos nuestros afectos puede desembocar en un distanciamiento, discordia, pelea, enojos, que podrian ser evitados si todos usaramos nuestra capacidad de dialogo y fuesemos menos "cerrados" a lo diferente..

MissMoon dijo...

jajajajaja que imagenes!!! como de pelicula de Fellini!

TitoCarlos dijo...

Es lo malo. Todo el mundo sabe las intimidades de los varones. Las hembras son mas herméticas, y poco se sabe.
Que sepan que esto lo hemos hecho todos. Desde hace mucho tiempo. Aunque a muchos nunca nos han pillado....

Un abrazote,

Diana dijo...

jajaja, ¡qué situación!

He escuchado de momentos similares, lo que más me hace gracia es que el causante sea el aburrimiento.

mariajesusparadela dijo...

Supongo que ese juego no te tendrá entretenido todo este tiempo...¿donde te metes?

carla dijo...

Pero se puede saber donde estas???, despues del juego espero que no te hayas quedado de los más agotado, jjajaj...Ahora en serio, deseo que estes bien.

Anónimo dijo...

LAS MUJERES TAMBIÉN HACEMOS PAJAS COLECTIVAS, DESDE TIEMPOS REMOTOS.

Y ke así siga, por dios!!!

Emilio dijo...

-

Laura M. Cañamero dijo...

Creo que esto pasa en las mejores familias con hijos o hermanos
Jaja
Un saludo