lunes, 16 de marzo de 2009

NI PALABRAS, NI CARICIAS

Cuando estoy mal no me dejo consolar.
Me callo, morrudo, y marco distancias. Quiero estar sólo, aunque no sé para qué, es una vieja costumbre, y luego necesito un tiempo para salir de eso.
El espíritu santo, vuelto del revés, baja sobre mí y me apaga las luces.
En esos momentos tengo la convicción de que nadie me quiere, y de que ni las palabras ni las caricias de nadie pueden llegar a tocarme de veras.
Aún así, por favor, no te vayas.

6 comentarios:

Pecosa dijo...

Te entiendo. No porqué a mi me pase, yo soy todo lo contrario. Pero a Ratman le pasa como a ti. Me costaba entenderlo al principio, pero al final una acaba entendiendo que cada uno sufre las cosas a su manera. Eso sí, aunque marques distancias, necesitas saber que la otra persona está ahí, por supuesto.

Golden Sun Project dijo...

En esos momentos es positiva la distancia y ver las cosas desde otra perspectiva...
Me ha gustado tu blog

Mariana Castrogiovanni dijo...

Pues... cada quién tiene sus preferencias, lo importante es que sea lo mejor para tí, y que no dañe a nadie, siendo así, todo está bien.

ulises dijo...

Se supone que en esos momentos estás buscando una respuesta interior. Da igual el porqué te has sentido mal piensa que la vida sigue y da todo igual (no se trata de ninguna canción). Es una filosofía barata que a mí me funciona para salir de esos trances cuanto antes.

Inga Luv dijo...

Aunque entiendo tu postura, me pongo en el pellejo de ella, y también ha de ser muy difícil no poder hacer nada por aquel a quien queremos y vemos mal.
Qué paradójicos que somos. Por fortuna -creo- los malos ratos, son los menos. O eso espero.

Un beso.

francisco dijo...

Pecosa, cómo somos...!
Si tu eres lo contrario imagino que cuando estás mal lo buscas más.
Ratman es un tipo con suerte, y yo también por recibir tus visitas.

Golden Sun Project, muchas gracias. En realidad en esos momentos no veo nada, sólo hay emociones que me traen y me llevan.

Mariana, gracias por comentar. Procuro no hacer daño, aunque a veces uno no sabe ni cómo está dañando, mira el del euro.
Saludos.

ulises, al final ese es el único secreto, salir de ahí cada vez más rápido y más fácil.
Salud y birdies.

Inga Luv, sí son los menos, y menguando, a Freud gracias.
Ahora ya me explico mejor y puedo hasta decirle 'me ayudas más si no haces nada'.
Un beso tuyo, con esos labios, vale por dos.